Las tecnologías habilitadoras en las que se basa la Industria 4.0 se pueden resumir en los siguientes conceptos:

•  IOT y IIOT. El Internet de las Cosas o IOT permite la conexión de dispositivos mediante sistemas embebidos o empotrados para comunicarse y poder interactuar entre ellos o bien con dispositivos centralizados. Y por otro lado, el IIOT se refiere al uso de la tecnología IOT en el ámbito industrial.

•  Sistemas Ciberfísicos. Los Sistemas Ciberfísicos son dispositivos con capacidades computacionales, de almacenamiento y de comunicación que son capaces de controlar uno o más procesos físicos. Estos se interconectan entre ellos o con la red global a través del IOT.

Imagen cortesía de: NIST

•  Big Data, Data Analytics y Data Mining. El gran volumen de datos generados por las nuevas tecnologías basadas en el IIOT y los Sistemas Ciberfísicos es usado con el propósito de mejorar y optimizar los procesos (productivos y logísticos) y servicios (venta, post-venta, etc.), y por otro lado nos puede proporcionar una herramienta predictiva capaz de avanzarse a problemas que puedan derivarse de los procesos industriales mediante la medición anormal en sensores o el cálculo de probabilidades de una falla según comportamientos de la maquinaria.

Imagen cortesía de: ORACLE

Cloud Computing o la nube. El Cloud Computing se basa en la utilización de servicios (software y almacenamiento) en la red sin disponer físicamente de infraestructuras propias para ofrecer estos servicios, lo cual significa que se hace uso de otras infraestructuras que dan estos servicios desde otra ubicación geográfica.

Imagen cortesía de: Sam Johnston, CC BY-SA 3.0

•  Realidad Aumentada. A diferencia de la Realidad Virtual donde tanto el entorno como la información que se nos muestra son gráficos procesados por un ordenador, la Realidad Aumentada utiliza el entorno físico real para proporcionarnos datos e información en tiempo real. Esta tecnología es una herramienta muy potente que puede ser usada para dar soporte a los procesos productivos y que mejora la toma de decisiones a partir de la información que nos proporciona.

Imagen cortesía de: CISCO

•  Fabricación Aditiva o 3D Printing. La fabricación por adición mediante impresoras 3D permite fabricar piezas complejas en un tiempo record a un coste competitivo ya que se reducen los costes logísticos, y por otro lado facilita la producción de pequeñas series o prototipos.

Imagen cortesía de: 3D PLATFORM

•  Ciberseguridad. Debido a la introducción de nuevas tecnologías en el entorno industrial basadas en el uso de Internet y de software open source, se requieren sistemas de información y comunicación (ICT) más fiables y robustos que aseguren la protección, privacidad y seguridad de las empresas. Es por ello que las empresas y grandes multinacionales se están tomando muy en serio este tema. 

En la actualidad se está investigando y desarrollando el uso de nuevas tecnologías como la Encriptación Cuántica o Blockchain como alternativa a la tecnología actual que se usa en Ciberseguridad, la cual ha demostrado en más de una ocasión que no es impenetrable. Se puede decir que este es uno de los puntos que más preocupa a las empresas y a las grandes multinacionales a la hora de emprender el camino hacia la transformación digital.

Imagen cortesía de: textoscientificos.com

•  Robots Colaborativos (Cobots). Aunque los robots industriales ya llevan años realizando tareas complejas y repetitivas en las líneas de producción, estos han evolucionado de forma espectacular durante los últimos años, llegando a ser mucho más autónomos y flexibles, pero sin duda lo que va a marcar tendencia en el ámbito de la robótica industrial es la inserción de Robots Colaborativos en las cadenas de producción.

Estos robots de nueva generación, son capaces de interactuar entre ellos y de cooperar con los humanos sin necesidad de que existan las restricciones de seguridad que se han aplicado hasta ahora.

Imagen cortesía de: Ford Media – Friedrich Stark

•  Inteligencia Artificial (AI). Aunque actualmente existen diferentes tipos de inteligencia artificial, la necesidad de implementar tecnologías y herramientas que sean capaces de procesar en tiempo real el diluvio de datos que se van a procesar en el ámbito industrial de la cuarta revolución industrial, ha propiciado que se investigue la implementación de sistemas de Inteligencia Artificial para este cometido.

Estos sistemas tienen que ser capaz de procesar y aprender de la información que reciba y actuar en consecuencia de manera totalmente autónoma para de este modo poder predecir resultados, comportamientos y tendencias futuras sin haber sido programados previamente de manera explícita.   

•  Simulación 3D. La simulación 3D de las líneas productivas u operaciones logísticas ya se está utilizando hoy en día como herramienta de diseño y análisis de resultados en muchas empresas que desean abrir nuevos centros de producción o logística, o bien pretenden ampliar u optimizar las operaciones de los centros existentes.

No obstante, se espera que estas herramientas sean claves en el diseño y optimización de las operaciones de las fábricas del futuro, de manera que sean capaces de proyectar el mundo físico en un modelo virtual a partir de datos en tiempo real.

Imagen cortesía de: SIEMENS – Digital Factory

•  Drones. Esta tecnología se está haciendo cada vez más hueco en la industria. Se ha incorporado ya en los procesos de manufactura y logística donde llevan a cabo tareas como inspecciones de mantenimiento en maquinaria o instalaciones, inventariar almacenes, búsqueda de productos o transporte de paquetería.

Imagen cortesía de: SAMSUNG – Drones

•  Integración Horizontal y Vertical. En este nuevo paradigma de la Industria 4.0, los sistemas informáticos van a tener que estar más integrados y conectados de lo que están actualmente, lo que quiere decir que todas las aéreas del negocio desde la producción, pasando por la cadena de suministro, distribuidores y hasta llegar al cliente final, van a requerir de una integración y vinculación total para poder ofrecer un mejor servicio y calidad durante la cadena de valor del ciclo de vida de sus productos.

Esta integración también se deberá extrapolar a los diferentes departamentos que componen la estructura interna de las empresas con la finalidad de buscar una mayor cohesión que pueda aportar un alto valor al negocio.

Autor: Javier López, responsable y autor del blog.