Fuente: ciudadesdelfuturo.es

La realidad virtual ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Cada vez nos hemos habituado más a la presencia de esas extrañas gafas futuristas en nuestro día a día: desde bares que han sustituido el billar por videojuegos donde sus clientes luchan contra un zombie, hasta poder visitar un concesionario virtual para probar sus coches.

Pero la realidad virtual no solo se limita al campo del ocio, sus ventajas son aprovechadas incluso en hospitales, donde los cirujanos practican las operaciones más complejas.

Ahora, esta tecnología se ha llevado al campo industrial. Los investigadores de Siemens están trabajando en el siguiente paso en el mantenimiento predictivo y las reparaciones de las turbinas de gas. Gracias al desarrollo de un gemelo digital – es decir, una copia virtual exacta de la turbina en 3D –  y al análisis de los datos producidos por la nueva generación de turbinas de Siemens, estamos a punto de asistir a la creación del mantenimiento en remoto de máquinas más complejas.

Gemelo digital y análisis de datos, la combinación perfecta

Las últimas turbinas de gas de Siemens cuentan con más de 500 sensores, que se han convertido en el gran aliado de los operadores, gracias a que, a través del software, esta información crea un gemelo gidital cuyo comportamiento es idéntico al de la turbina real, por lo que pueden ver de primera mano el estado operativo de la turbina, conociendo, entre otras cosas, su temperatura de combustión o la velocidad de rotación.

Pero, ¿qué ventajas posee el hecho de verlo en un espacio digital? Gracias a las gafas de realidad virtual, los investigadores pueden, por ejemplo:

• Acceder a cualquier parte de la turbina, incluso las más recónditas, como si de la visión de Rayos X de Superman se tratase.

• Hacer visibles los cambios de temperatura o velocidad coloreando sus distintos componentes.

• Predecir el desgaste de uno de los componentes y señalarlo a través de colores para así llevar a cabo rápidas medidas de mantenimiento y evitar paradas en su funcionamiento.

Además, gracias a la digitalización, los ingenieros de mantenimiento pueden acceder al espacio virtual desde cualquier parte del mundo y ayudar conjuntamente a la reparación del problema, puesto que este está siendo transmitido en tiempo real.

El gemelo digital se convertirá en pocos años en un indispensable del campo industrial, buen ejemplo de ello lo vemos en cómo se está expandiendo rápidamente su uso, incluso llegando al mundo de las carreras de Trophy Trucks. Gracias a estos sistemas virtuales los ingenieros podrán también construir máquinas que rocen la perfección, sabiendo antes de su construcción qué elementos pueden o no ir juntos, cómo pueden ser producidos y qué tipo de problemas surgirán durante el proceso de construcción.

Fuente: ciudadesdelfuturo.es

Noticias relacionadas: